Los socios del club aprenden sobre arte y gastronomía dando “la vuelta al mundo”

Los socios del club aprenden sobre arte y gastronomía dando “la vuelta al mundo”

Kids working in kitchen to make pretzels

Los socios del club aprenden sobre arte y gastronomía dando “la vuelta al mundo”

  1. Blog
  2. Actividades y actualizaciones
  3. Los socios del club aprenden sobre arte y gastronomía dando “la vuelta al mundo”

Los niños de los Boys & Girls Clubs del condado de Elkhart viajan sin salir de la sede del club.

Los socios del Club Middlebury participan en el programa “La vuelta al mundo”, dirigido por la coordinadora de arte Marisa Lutton.

“Quería hacer una sección de manualidades para exponer a los niños a algo diferente. Decidimos incorporar un poco sobre geografía y luego añadimos también una clase de cocina”, dijo Lutton.

Elige lugares de todos los continentes para que los socios conozcan su cultura. A partir de ahí, los proyectos artísticos incorporan algo de creatividad, y la cocina estimula las papilas gustativas.

“Quería hacer cosas que normalmente no conocen. Investigo bocadillos para este grupo de edad, y trato de asegurarme de que encajen en el tiempo que tenemos disponible”, dijo Lutton. “Quiero que los niños puedan llevarse la idea a casa y compartirla con sus familias”.

Niños añadiendo ingredientes a un bol.Han probado cosas como plátanos fritos, fresas con crema y pretzels bávaros. Lutton dice que la comida ha sido un éxito.

“Cuando hablamos de los distintos lugares, les pregunto qué creen que podría comer la gente allí como tentempié”, explica.

Aunque Lutton admite que está fuera de su zona de confort enseñando a cocinar, cuenta con la ayuda de voluntarios. Eso también ha añadido un “sabor” diferente para los miembros.

“Han viajado a algunos de estos lugares y han añadido algunas ideas sobre las cosas que han visto y las experiencias vividas”, dijo.

Como algunos de los ingredientes pueden ser desconocidos para los socios, se les anima a que al menos prueben el aperitivo, aunque piensen que no les va a gustar.

“Cuando hicimos fresas con nata, algunos niños se opusieron al uso de nata agria mientras la preparábamos, pero al final les gustó el contraste con las fresas”, dijo Lutton.

Algunos miembros también han establecido conexiones con sus familias, comentando que sus padres o abuelos preparan platos similares. Lutton espera que estén entusiasmados por conocer cosas nuevas.

“Vienen de una comunidad tan pequeña que ha sido divertido abrirles los ojos a otras culturas. Ven lo que hay ahí fuera y conocen lugares a los que pueden viajar”, afirma.

Aunque la última sesión está a punto de terminar, Lutton espera volver a ofrecerla.

“A los niños les está gustando mucho, así que me gustaría hacerlo este próximo verano, cuando tengamos un poco más de tiempo para abordar algunos platos diferentes”, dijo.

INSCRIBA A SU HIJO EN PROGRAMAS COMO ÉSTE

APOYE NUESTRA CAMPAÑA ANUAL DE RECAUDACIÓN DE FONDOS