Hablar con los niños sobre los acontecimientos traumáticos: Cómo entender la reacción de los niños ante el trauma

Hablar con los niños sobre los acontecimientos traumáticos: Cómo entender la reacción de los niños ante el trauma

Hablar con los niños sobre los acontecimientos traumáticos: Cómo entender la reacción de los niños ante el trauma

  1. Blog
  2. Recursos para padres
  3. Hablar con los niños sobre los acontecimientos traumáticos: Cómo entender la reacción de los niños ante el trauma

Crédito del artículo: The Center for Parenting Education

test alt text
Comprender la reacción de los niños ante los traumas

Los adultos y los niños responden de forma diferente a las crisis, las tragedias y los traumas. Los adultos pueden entender los acontecimientos con más lógica y pensamiento racional. Las capacidades intelectuales de los niños no están tan bien desarrolladas. Los niños, especialmente los más pequeños, piensan de forma mágica. Son poco realistas e incapaces de entender conceptos complejos y abstractos.

Cómo ven el mundo los niños

Los niños son muy egocéntricos y pueden creer que el mundo gira a su alrededor y que todo lo que ocurre está relacionado con ellos. Por lo tanto, creen que ellos y sus familias son vulnerables a las crisis remotas de las que oyen hablar. En esos momentos de estrés, pueden preocuparse aún más de lo habitual por lo que les afecta personalmente. Espere que sus hijos piensen más en sí mismos, al menos al principio. Una vez que sienten que sus necesidades están cubiertas, es más probable que piensen en ayudar a los demás.

Cómo muestran los niños la ansiedad

No hay una única forma de que los niños expresen sus preocupaciones y temores en los momentos de mayor estrés. Busque signos de aumento de la ansiedad en sus hijos, recordando que cada uno puede comunicar los sentimientos de malestar de diferentes maneras.

SíntomasfísicosPueden ser, por ejemplo, dolores de estómago o de cabeza.

Cambios en el comportamientoPueden ser, por ejemplo, una hiperactividad inusual, una bajada de notas, no querer ir a la escuela, llanto excesivo, retraimiento, aumento del aferramiento, pérdida de interés en sus actividades habituales o falta de su disfrute habitual en la vida.

Lágrimas, tristeza, hablar de ideas o sentimientos aterradores.

Pelearse con los compañeros, los padres u otros adultos o no poder llevarse bien.

RegresiónMuchosniños vuelven a una edad anterior de su comportamiento cuando recuerdan haberse sentido más seguros. Los niños más pequeños pueden mojar la cama, querer el biberón, empezar a chuparse el dedo de nuevo o utilizar el lenguaje de los bebés; los niños mayores pueden no querer estar solos. Es importante ser paciente y reconfortante si tu hijo responde de esta manera.

Trastornos del sueñoAlgunosniños tienen dificultades para conciliar el sueño, otros pueden despertarse con frecuencia o tener sueños problemáticos, otros pueden tener pesadillas. Dale a tu hijo algo que le reconforte cuando se vaya a dormir, como un peluche, una manta, una linterna… La rutina de irse a la cama puede tardar más de lo habitual durante un tiempo. Ten paciencia; puede pasar un tiempo antes de que tu hijo pueda volver a dormir toda la noche.

ActuaciónUnniño puede mostrar angustia mediante comportamientos provocativos y de ira. Puedes ayudar al niño estableciendo límites de comportamiento, haciéndole sentir seguro y protegido, y animándole a expresar sus sentimientos con palabras o a través de salidas creativas.

Irritabilidad o dificultad para calmarse y tranquilizarse.

Reacción exagerada ante un estrés menorUn niño puede reaccionar de forma exagerada ante incidentes o cambios menores. Esta es una reacción común y puede durar de unas semanas a unos meses.

Sentimiento de impotenciaUnsentimiento de impotencia es doloroso tanto para los adultos como para los niños. Ser activo en el cuidado o la ayuda a los demás, escribir a las personas que han sido heridas o agradecer a los que han ayudado directamente a responder al trauma puede dar al niño una sensación de esperanza y control. Busque formas de que su hijo y su familia ayuden a los directamente afectados por la tragedia.

Es posible que los niños no sepan cómo manejar sus sentimientos.

  • No siempre pueden identificar sus propios sentimientos.
  • A menudo se sienten abrumados por sus sentimientos.
  • A menudo no saben cómo expresar o poner palabras a sus sentimientos.
  • Pueden expresar sus sentimientos de diversas maneras, algunas de las cuales son confusas para los padres y son indirectas. Si escuchas las preguntas de tus hijos y observas su comportamiento, tendrás una mejor idea de lo que les preocupa. Conozca el nivel de madurez intelectual, emocional y social de sus hijos y utilice este conocimiento como guía para saber qué decirles, cómo responderles y entender sus reacciones ante la crisis.
  • Escuche y observe atentamente para percibir la profundidad de la reacción de su hijo en particular ante el acontecimiento traumático. Sintoniza con las necesidades temperamentales y de desarrollo de cada niño; algunos expresarán abiertamente sus sentimientos y otros necesitarán ser guiados para compartirlos.

Las reacciones únicas de los niños a través de los tiempos

Los niños de distintas edades necesitan enfoques diferentes para ayudarles a superar la crisis. Cada niño tendrá una forma personal de asimilar la información y expresar sus sentimientos sobre la crisis en función de su temperamento, edad y madurez. Armado con la siguiente orientación, puedes decidir cuánto compartir y cuánto proteger a tus hijos de los detalles de la situación.

Niños de la escuela primaria

Los niños en edad escolar están mejor equipados para entender conceptos abstractos que los niños más pequeños y, por tanto, pueden comprender mejor los significados que hay detrás de los acontecimientos. Es posible que pueda contarles más detalles sobre lo que ocurrió y por qué.

  • Apreciar los límites y las capacidades de los niños en edad escolar.
  • Los niños tienden a culparse a sí mismos.Los niños menores de 7 u 8 años tienden a pensar que si algo va mal, es culpa suya. Pueden creer que son responsables de la crisis porque “hicieron algo malo”. Asegúrese de que su hijo entienda que él no ha causado este trauma.
  • La exposición a la televisión y a los medios de comunicación debe ser limitada.Los niños pueden quedar traumatizados por imágenes que no pueden entender. Si están expuestos a los medios de comunicación, un adulto debe estar presente para discutir lo que se ha visto y oído. En la medida de lo posible, limite la exposición a los medios de comunicación.
  • Responda a las preguntas con información precisa.Relacione sus respuestas con las preocupaciones de sus hijos Hay que discutir las ideas de los amigos y corregir la información errónea.
  • Puede que necesiten razones concretas para creer que todos estamos a salvo.Puedes asegurarles que, a pesar de la crisis, serán atendidos.
  • Los niños en edad escolar pueden no querer hablar durante mucho tiempo sobre el trauma.Es posible que visiten sus preocupaciones brevemente y luego se vuelvan para jugar o hacer las tareas escolares. Esta es una forma de evitar que los niños se sientan abrumados o demasiado asustados. Reconocer si tienen inquietudes sobre lo sucedido y cuándo: prestar atención a los cambios de comportamiento y estado de ánimo.Preguntar sobre las ideas de los niños.

Preadolescentes y adolescentes

  • Pueden ser capaces de comprender mejor el trauma.Esto significa que pueden manejar la exposición a algunas imágenes e información que los niños más pequeños no pueden comprender adecuadamente. Los padres pueden aprovechar la capacidad más avanzada del adolescente para pensar y hablar para discutir sus pensamientos, sentimientos y preocupaciones.
  • Algunos niños mayores aún no son lo suficientemente maduros emocionalmente.Estos adolescentes no son capaces de procesar la información sobre el suceso o la catástrofe sin ponerse excesivamente ansiosos. Es necesario protegerlos de la cobertura de los medios de comunicación y darles muchas oportunidades para que hablen de lo que están viendo y oyendo.
  • Los cambios drásticos en el comportamiento podrían indicar altos niveles de angustia.
  • Obligar a los adolescentes a hablar de sus sentimientos no es útil.En lugar de ello, asegúrese de que sus adolescentes tengan diversas oportunidades para hablar con personas con las que se sientan cómodos y que puedan ayudarles a entender sus sentimientos, cuando estén preparados. El hecho de que tu hijo no haya dicho nada sobre el trauma no significa que no esté afectado por él.
  • Los adolescentes pueden hablar con los adultos o con sus compañeros para entender lo que ha pasado.Algunos niños mayores se beneficiarán de unirse a las conversaciones de los adultos y algunos se sienten más cómodos hablando en grupo con sus compañeros. Algunos niños mayores son reacios a hablar de sus necesidades y sentimientos con sus compañeros, que podrían considerarlo inaceptable. Algunos niños mayores son reacios a hablar de sus necesidades y sentimientos contigo porque su tarea de desarrollo es separarse e independizarse de sus padres. Puedes hacer saber a tu hijo que estás disponible si quiere hablar contigo sobre lo ocurrido.
  • Deje que sus hijos hablen primero de lo que creen que ha ocurrido.A menudo es más fácil iniciar las conversaciones preguntando a tus hijos qué piensan, sienten y dicen sus amigos y compañeros de clase sobre la tragedia. En la mayoría de los casos, no es buena idea obligar a tus hijos a hablar contigo, sino mantener la puerta abierta para que vuelvan a hablar de la crisis y de sus preocupaciones al respecto más adelante.
  • Sé sincero.Cuando hables de lo sucedido, no disminuyas la naturaleza o el alcance de la tragedia. Comparta información clara y precisa. Pregúntale a tu hijo lo que cree que ha pasado y lo que dicen los demás niños de la escuela. Corregir los falsos temores o la información errónea.
  • Hable con su hijo sobre sus propios sentimientos.Explica cómo te afecta el trauma, admite tus sentimientos, pero no cargues a tu hijo con tus miedos y preocupaciones. Busca otros adultos con los que hablar de eso.
  • Anime a su hijo a estar conectado con los demás.En lugar de aislarse, estará mejor si tiene personas con las que pueda hablar y compartir pensamientos y sentimientos.
  • Reduzca temporalmente las expectativas de rendimiento escolar y doméstico.La atención y la energía emocional de su adolescente pueden estar centradas en otro lugar durante unos días o semanas.

anterior: 7 maneras en que los padres pueden ayudar

X