Enseñar amabilidad a los niños

Enseñar amabilidad a los niños

Boys & Girls Club logo

Enseñar amabilidad a los niños

Por Boys & Girls Clubs of America

Como padres, cuidadores y educadores, podemos ayudar a los niños a desarrollar la compasión y la empatía que les ayudarán a comprender e incluir a todas las personas, habilidades que les beneficiarán en la escuela, en el trabajo y en la vida.

3 maneras de enseñar empatía a los niños

La empatía es nuestra capacidad no sólo de comprender, sino también de compartir los sentimientos de los demás, aunque no sintamos lo mismo o no hayamos tenido las mismas experiencias. La empatía es un aspecto de la inteligencia emocional y dominarla requiere observación, escucha activa y sensibilidad.

Los niños son extremadamente capaces de sentir y mostrar empatía, pero simplemente decirles cómo comportarse con los demás no siempre es suficiente. La empatía es una habilidad aprendida. Para enseñar empatía, los adultos deben mostrar activamente a los niños cómo pensar más allá de su propia experiencia e intentar comprender y mostrar compasión por cosas que no experimentan de forma natural.

Sigue estos consejos para fomentar la amabilidad, la compasión y la empatía siempre que estés con niños:

Icono #1

Modele la escucha activa.
El aprendizaje de la empatía comienza con algo muy básico: escuchar. Escuchar crea un espacio para que alguien se sienta escuchado y comprendido. Pero escuchar es algo más que oír hablar a alguien y luego pasar al siguiente tema o actividad.

Para desarrollar la empatía como habilidad, debemos practicar la escucha activa, lo que significa asimilar realmente lo que alguien está diciendo, responder con preguntas abiertas para profundizar en la comprensión y reconocer la experiencia del interlocutor. Esta habilidad demuestra que la escucha compasiva y activa requiere algo más que un oído abierto: requiere un corazón y una mente abiertos.

#2 icono

Hable abiertamente con su hijo sobre la gran variedad de experiencias de las personas.
Es natural querer proteger a los niños de las dificultades del mundo, de la comunidad o incluso de la familia, pero los niños y los adolescentes se benefician de las conversaciones abiertas y sinceras. Estas conversaciones contribuyen a ampliar su visión del mundo y su comprensión de los demás. Cuando su hijo le haga preguntas difíciles (“¿Por qué ha dicho Jade que este año no va a recibir regalos?”) o no entienda un tema (“¿Por qué la familia de Levi celebra Hannukah y no Navidad?”), aproveche esos momentos para iniciar una conversación.

Practique haciendo preguntas abiertas y compartiendo información sin prejuicios que ayudará a los niños a aprender cuán diferentes pueden ser las experiencias de las personas. Si tu hijo hace una pregunta en un entorno ajetreado, no dejes que se pierda en el barullo: hazle un recordatorio para hablar de ello más tarde.

#3 icono

Dé a su hijo oportunidades de experimentar y comprender a otras personas.
La empatía se trata de comprender por lo que alguien está pasando y no juzgarlo por ello. Pasar más tiempo en tu comunidad puede ayudar a fomentar una mayor comprensión hacia las personas que te rodean, tanto en ti como en tus hijos.

Al fomentar la comprensión y los actos de bondad con los niños de tu vida, les estás proporcionando las habilidades y herramientas que necesitan para empatizar mejor con sus compañeros y su comunidad durante todo el año y hasta bien entrada la edad adulta.